Electricidad

Ahorro en la industria

El buen uso de la energía eléctrica, le permite a su empresa ser cada vez más competitiva, en una economía que tiende a la globalización. Por lo tanto, el ahorro de energía es una alternativa viable para reducir costos de operación y mejorar los niveles de competitividad dentro del mundo industrial.


Instalaciones eléctricas

Muchas de las variaciones que ocurren en la calidad del suministro de energía eléctrica ocurren dentro de las instalaciones del mismo usuario, y están relacionadas con problemas en el alambrado, dimensionamiento de los conductores y conexiones a tierra. Por eso, para evitarlas, le sugerimos que tome los siguientes consejos:

Recomendaciones en instalaciones eléctricas

1. Revise la conexión a tierra de cada equipo que se encuentre en su lugar de trabajo. Si no se cuenta con un sistema de conexión a tierra o bien éste no es el más adecuado, efectúe las correcciones del caso; esto le traerá beneficios al equipo y al personal que lo manipula.

2. Determine si el cableado es del tamaño apropiado, ya que la resistencia que este ofrece depende de su sección transversal, además, cada calibre puede manejar cierta cantidad de corriente eléctrica. Un cableado de sección menor al apropiado genera un aumento en las pérdidas de potencia de la línea y un eventual disparo de los interruptores de protección térmica.

3. Si se cuenta con un sistema de conexión monofásico trifilar o un sistema trifásico, verifique que posea una distribución adecuada de las cargas por cada una de las fases (trifásico) o entre el retorno y el vivo en el sistema monofásico; esto le evitará un des-balance en el sistema y una circulación de corrientes indeseables por el neutro, lo que podría ocasionarle daños a sus equipos.

4. Si se cuenta con un sistema de distribución interno, verifique la capacidad de sus transformadores con la carga instalada, además, de que los conductores de acometida sean los más adecuados; esto le evitará pérdidas por calentamiento en los conductores y en el transformador, así como, el disparo del mismo y hasta su posible destrucción.

Motores eléctricos

Los mejores ahorros de energía eléctrica se obtienen cuando el motor y su carga operan a su máxima eficiencia. Algunas recomendaciones sobre eficiencia energética en motores son las siguientes:

1. Corregir la caída de tensión o voltaje en los alimentadores a la tensión nominal de operación. Las normas permiten una caída máxima del 3% (o del 5% para la combinación de alimentador y circuito derivado) pero es recomendable que no rebase el 15%.

2. Busque crear un balance en la tensión de alimentación de los motores trifásicos de corriente alterna. El desequilibrio entre fases no debe excederse en ningún caso del 5%.

3. Utilizar arrancadores a tensión reducida en aquellos motores que realicen un número elevado de arranques.

4. Elegir correctamente la potencia del motor. El rendimiento máximo se obtiene cuando éste opera entre el 75% y el 95% de su potencia nominal.

5. Seleccionar el motor de acuerdo con su ciclo de trabajo. Operar un motor para servicio continuo, en accionamientos de operación intermitente, con frecuentes arranques y paradas, ocasiona una depreciación de sus características de operación y eficiencia. Además de que se puede dañar el aislamiento de los devanados por la elevación de la temperatura.

6. No opere los motores a frecuencias nominales distintas a las indicadas en la placa del fabricante.

7. Determine si el equipo está generando vibraciones o ruidos excesivos; busque suciedad en el motor que pueda causar un mal funcionamiento, aumentar la fricción o dañar el motor.

8. No someta el motor a ciclos de trabajo para los cuales no está diseñado. Generalmente, éstos se basan en los tipos de aislamiento del motor y la potencia de disipación.

Iluminación

La iluminación podría representar entre el 10% y 15% de la energía consumida por una industria, y cerca de un 41% para el sector comercial. De lo anterior la importancia de tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Recomendaciones

1. Utilice sistemas de iluminación fluorescentes, que sean más eficientes y que produzcan una reducción de costos en energía y mantenimiento.

2. En exteriores tales como estacionamientos, áreas grandes, alumbrado público, etc., utilice iluminación preferiblemente del tipo de sodio de alta presión o halogenuros metálicos; esto le ayudará a tener bajos consumos eléctricos, altos niveles de iluminación y una mayor vida útil de las luminarias, además por supuesto, de bajos costos de mantenimiento.

3. Sustituir los fluorescentes tubulares convencionales T-12 por sistemas eficientes del tipo T-8, o del tipo T-5 (que ya está en uso en Europa y Norteamérica). Lo anterior incluye la utilización de balastros electrónicos, difusores y reflectores de alta eficiencia. Incluso con esto, se pueden lograr ahorros hasta del 60% por cada lámpara reconvertida o sustituida.

4. Previo análisis costo-beneficio, se recomienda la instalación de controles automáticos de luz, como los sensores infrarrojos, sónicos u otros; especialmente en pasillos, salas de reuniones y bodegas.

5. Aproveche al máximo la luz natural, mediante la instalación de tragaluces.

6. Individualice interruptores en áreas de denso número de luminarias, tratando de dividir el área en sectores de trabajo.

7. Sustituya las bombillas incandescentes tradicionales por fluorescentes compactos en aquellas áreas de donde la luz se utilice más de 4 horas diarias.

Aire acondicionado

Los sistemas de aire acondicionado más comunes son las unidades de ventana y los sistemas tipo split. Por ejemplo, para el sector hotelero, el aire acondicionado podría representar entre un 30% y 35% de la energía total consumida por el hotel. Éstas recomendaciones son importantes:

Recomendaciones

1. Adquiera equipos con la más alta relación de eficiencia energética del mercado, ya que, entre más alto sea su ERR, más eficiente será la unidad de aire acondicionado.

2. Mantenga la temperatura del termostato en 22°C; es suficientemente confortable y evita la exposición de personal a cambios bruscos de temperatura.

3. Limpie los filtros de aire una vez por semana.

4. Procure que el equipo esté en óptimas condiciones de funcionamiento. Programe una revisión técnica especializada por lo menos dos veces al año.

5. Considere la posibilidad de usar ventiladores eléctricos para mantener un ambiente cómodamente fresco la mayor parte del tiempo. Trate de aprovechar la ventilación natural.

6. No exija una temperatura muy fría al aire acondicionado al momento de ponerlo en marcha, ya que no refrescará el ambiente rápidamente, solo causará un gasto mayor de energía.

7. No enfríe ni caliente áreas donde no hay nadie. Apague sus equipos acondicionadores cuando no haya gente que aproveche el confort que brindan.

8. Concientice a su personal acerca de ello.

Concientice a su personal acerca de ello.

Calentamiento de agua

El calentamiento de agua para un hotel podría representar entre un 25 % y un 30% de la energía total consumida, de ahí la importancia de tomar en cuenta lo siguiente:

Recomendaciones

1. Seleccione una adecuada unidad de calentamiento de agua. Existen sistemas diferentes para cada necesidad. Recuerde que el sobre dimensionamiento implica un mayor consumo de energía.

2. Verifique el estado de los sistemas de aislamiento, ya que los cuales evitan las pérdidas de calor y por lo tanto el desperdicio de energía.

3. La fuente de agua caliente debe estar lo más cerca posible del uso final, con ello se evitarán pérdidas por conducción en el transporte del agua a grandes distancias a través de la tubería.

4. En la medida de lo posible, tenga un adecuado control de los termostatos y la resistencia, además, evalúe la posibilidad de instalar controladores de tiempo.

5. Evalúe la posibilidad del uso de la energía solar o sistemas de gas.

6. Piense también en la posibilidad de instalar aspersores eficientes.

Otros equipos

Algunos otros equipos eléctricos de alto consumo muy comunes en los sectores comercial e industrial y que representan importantes focos de consumo de energía son considerados seguidamente, además de mencionar las recomendaciones básicas para su uso eficiente.

 Compresores

El compresor es una máquina eléctrica que toma el aire del ambiente, lo almacena y presuriza; este aire comprimido almacena y transmite energía para el uso de diversos equipos y máquinas que lo convierten en trabajo útil. Muchas veces los compresores se encuentran en un completo descuido; esto causa un mal rendimiento y un elevado costo de operación, tanto en el mantenimiento como en facturación energética.

Para tener un buen funcionamiento de un compresor es necesario tener presente las siguientes recomendaciones:

1. Establezca un programa de mantenimiento preventivo revisando filtros, reparando fugas, etc.

2. Coloque el compresor lo más cerca posible de los puntos de consumo; aumentando los diámetros de las tuberías y eliminando las fugas logrará reducir las pérdidas por fricción.

3. La capacidad de los compresores debe ser adecuada y la presión de ellos debe ser lo menor posible, para ello verifique que las válvulas utilizadas permitan presiones bajas de funcionamiento.

4. Verifique que el ajuste de la presión sea un poco más alto que la correspondiente a las demandas del equipo; esto para compensar las caídas de presión que hubiere en las líneas de distribución.

5. Apague el compresor si no se usa y elimine las líneas de distribución innecesarias.

Refrigeración

La refrigeración de productos para su conservación es un proceso que requiere del consumo de una cantidad apreciable de energía. En la industria se observa, en muchos casos, operar un equipo de refrigeración bajo condiciones muy desfavorables, que incrementan su consumo de energía; en vista de esto se proporcionan algunas recomendaciones para el uso eficiente de la energía en sistemas de enfriamiento:

Recomendaciones en cuartos fríos

1. Verifique que el aislamiento del equipo y cuarto de refrigeración es el adecuado y que cumpla con el espesor óptimo.

2. Instale sellos, puertas de muelle, cortinas plásticas en los cuartos fríos; esto evitará fugas de aire frío.

3. Elimine todas las infiltraciones, ya sean ocasionadas por fugas o aberturas en paredes.

4. Aísle tuberías expuestas al sol y recúbralas con materiales de color plata o blanco.

5. Evite abrir constantemente la puerta, así mismo, manténgala abierta por períodos cortos.

Equipos de refrigeración

Para equipos de refrigeración tales como cámaras de enfriamiento, congeladores y refrigeradores, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Mantenga el congelador lo más lleno posible, pues los alimentos congelados ayudan a conservar el frío.

2. Utilice el control de temperatura. La capacidad de enfriamiento de las refrigeradoras y congeladores está regulada por un control de temperatura; por lo demás, utilice los niveles bajos de enfriamiento y aumente el nivel en los días más calientes. Un ajuste muy alto implica un mayor trabajo del compresor y por lo tanto, un mayor consumo de energía eléctrica.

3. Revise el empaque de su equipo de refrigeración. También, corrobore que el empaque de la puerta esté en buenas condiciones. Para ello, utilice un papel y prénselo con la puerta de la refrigeradora. Si éste se sostiene sin deslizarse, los empaques están buenos. Si el papel no se sostiene o se remueve sin provocar fricción es porque los empaques no sellan bien o la puerta está mal alineada. Repita la prueba en varios puntos del empaque, separados aproximadamente 30 centímetros uno del otro.

4. Asegúrese de evitar la acumulación de escarcha en el congelador. Trate de que la escarcha no supere los 6 mm de espesor. Recuerde que la escarcha actúa como un aislante térmico y produce mayor consumo de electricidad.

5. Los equipos de refrigeración deben colocarse lejos de artefactos que produzcan calor y de ventanas donde entran los rayos de sol.

6. Limpie la parte trasera de los equipos de refrigeración un mínimo de tres veces al año; esto le producirá un ahorro de electricidad pues, la acumulación del polvo reduce el rendimiento de la refrigeradora y aumenta el consumo de la energía eléctrica.

7. Limpie con frecuencia los filtros y los condensadores de los equipos de refrigeración.

8. Instale los equipos de refrigeración en un lugar ventilado, a una distancia de la pared de 10 cm como mínimo. No lo sitúe en cubículos cerrados o en muebles. Trate de que la rejilla detrás del refrigerador debe mantenerse ventilada.

Sistemas de bombeo

Un sistema de bombeo se compone de una bomba, un motor, tuberías y accesorios. La energía eléctrica consumida depende de la potencia, el tiempo en que funciona la bomba y la eficiencia del sistema (la potencia suministrada por la bomba está en función del gasto y de la carga). Si cualquiera de los elementos de la carga ha sido mal seleccionado en cuanto al tipo, capacidad o material o si el motor no funciona correctamente o alguno de los accesorios está obstruido o si la tubería está deteriorada, aumentará el consumo de energía eléctrica total del sistema.

Para evitar lo anterior se dan las siguientes recomendaciones:

1. Revise periódicamente los filtros de la bomba.

2. Verifique que no haya fugas en los empaques internos.

3. También, verifique periódicamente el estado de la tubería para que no existan fugas, en especial en las uniones de los tramos de la tubería.

4. La potencia nominal del motor debe ser igual a la requerida por la bomba para trabajar a la máxima eficiencia.

5. El motor debe estar perfectamente alineado con la bomba y montado sobre una superficie que reduzca las vibraciones.

6. Use controles automáticos para arrancar el motor de la bomba, así se evita el funcionamiento del motor cuando la bomba ha dejado de funcionar.